Macarons, un postre colorido e irresistible

Macarons, un postre colorido e irresistible

Pensando en recetas que no hayamos preparado dentro del blog, recordamos otro postre, está vez francés, que además de ser rápido de preparar, es muy versátil a la hora de elegir sabores. Estamos hablando de los Macarons, los cuales son básicamente unas galletitas rellenas con crema cuya masa está hecha a base de clara de huevo, azúcar y almendra molida. Incluso este postre es tan conocido que vamos a subir más recetas como macarons de chocolate y macarons de maní. A continuación les explicamos cómo preparar macarons de vainilla, pero recuerden que siempre es divertido experimentar, con prudencia y sentido común por supuesto, el mundo de los sabores.

Ingredientes:
30 gramos de azúcar
110 gramos de azúcar glass o impalpable
60 gramos de almendras molidas
2 claras de huevo

Relleno:
1 cucharadita de esencia de vainilla
120 grs de mantequilla
160 grs de azúcar glass o impalpable
2 cucharadas de leche

Preparación:
Si bien está receta no es complicada, debemos tener en cuenta ciertos pasos para lograr unos macarons perfectos. Una buena práctica es dejar las claras de huevo desde algunos días antes en la heladera para que pierdan humedad. Podemos hacerlo poniéndolas en un recipiente tapado con film pero con orificios para que pueda pasar el aire. Las dejamos así entre 3 o 4 días. Recuerden de todas formas que al momento de batir deben estar a temperatura ambiente así que las retiramos y las dejamos fuera algunas horas.

Este paso anterior es recomendado si queremos que nuestra receta salga a la perfección, pero se puede pasar por alto e ir directamente a la parte del batido de los ingredientes, o a formar lo que llaman macaronage. Para esto debemos tener nuestras almendras bien molidas, a mortero, cuchilla, o si tenemos, un mix eléctrico.

A continuación debemos montar las claras a nieve con el azúcar común (y algo de colorante si decidimos hacerlos de algún color). Una vez conseguido este punto debemos incorporar de a poco y sin parar de revolver las almendras y el azúcar glass. Es importante lograr el punto preciso de nuestra mezcla, el cual podemos comprobar si al levantar con una cuchara y dejar caer se forman cintas que parecen plegarse en si misma. Tenemos que lograr un macaronage suficientemente consistente para que en nuestra bandeja no se aplasten y queden chatos y a la vez suficientemente líquido para que al ponerlos con la manga los picos desaparezcan solos. En este punto lo más recomendable es ser muy buen observador, pero sobre todo intentar hacerlos, si quedan mal seguro aprendimos algo valioso y es solo cuestión de volver a hacerlos para que nuestra preparación tenga éxito. Podemos probar con una cuchara poniendo mezcla sobre una superficie plana similar a nuestra bandeja, si la mezcla queda formada como galletita pero lisa en la superficie es que ya está lista.

Llevamos nuestra preparación a la manga y sobre una placa para horno, sobre la cual previamente pusimos una lámina de papel para horno, formamos nuestros macarons, poniendo un poquito con la manga y levantando a la vez que hacemos un movimiento con nuestras manos para separar la manga del macaron recién formado. En este punto es importante la precisión en el tamaño, ya que luego debemos unirlos. Lo que les puedo recomendar es que con un lápiz, muy suavemente, previamente marquen en el papel las formas iguales con algún molde, no mayores a 5 o 6 cm de diámetro.

Una vez formados los macarons, dejamos fuera del horno 40 minutos para que se sequen en la superficie, y llevamos a horno precalentado a 150°C. Nuestros macarons deben formar su piso, lo cual sucede a los 6 o 7 minutos de cocción, enre los 16 y los 20 minutos deberían estar hechos. Debemos controlarlos para que no se doren de más pero queden cocidos.

Retiramos del horno y dejamos enfriar para separarlos del papel cuidadosamente.

Para el relleno vamos a preparar una crema de mantequilla de vainilla, para lo cual debemos batir bien la mantequilla con el azúcar glass para luego agregar la leche con la esencia de vainilla. Una vez pronta nuestra crema solo debemos poner un poco con una manga sobre la parte lisa de uno de nuestros macarons y luego con otro presionar levemente para formarlos.

Listo ¡! Ya tenemos nuestros deliciosos macarons para disfrutar con familia y amigos ¡!

Sugerencias:
Esta receta es una de las más famosas de la repostería francesa, tiene muchas variaciones y a su vez requiere cierta técnica para ejecutarla a la perfección, por lo cual recomendamos hacerla varias veces hasta lograr el punto, sabores y rellenos que más nos gusten.

Menu Principal